Entrevista al Presidente de la Asociación Menorquina de Cafeterías, Bares y Restaurantes

¿Cuándo se inició como empresario en el sector de la restauración?

Siempre he estado vinculado profesionalmente a la restauración, pero hace diez años que emprendí mi propio proyecto con el restaurante Mesón Rías Baixas, que regento junta a mi socio Maties Febrer en Ferreries.

¿Desde cuándo está vinculado a la Asociación de restauración?

Desde que inicié mi actividad empresarial me di de alta como socio. Y unos años después pasé a formar parte de la Junta Directiva para colaborar más activamente en el día a día de la Asociación. El año pasado tuve el honor de ser nombrado Presidente sustituyendo en el cargo a Daniel González Mora, de Sa Pedrera d’es Pujol, que presidió la Asociación durante ocho años.

Daniel González sigue formando parte de la Junta Directiva como Vicepresidente aportando su conocimiento gastronómico como cocinero reconocido.

Comentaba que desde que se inició en la restauración como empresario decidió formar parte de la Asociación. ¿Qué beneficios o ventajas le reporta?

En primer lugar, y lo más importante, cuando uno se inicia en una actividad empresarial es estar informado  de todas las obligaciones legales que hay que cumplir. Y en este sector no son pocas. Porque además de cumplir con

las generales de cualquier establecimiento, tenemos que cumplir normativa específica en sanidad, turismo, ocupación vía pública, ruidos, etc. La Asociación Menorquina de Cafeterías, Bares y Restaurantes nos informa y asesora sobre toda esta normativa, y nos permite estar al día de nuestra obligaciones especificas. Además, al estar adheridos a PIME Menorca también contamos con información general de todos los ámbitos.

¿Cuántos socios tienen actualmente la Asociación?

 En estos momentos alrededor de ciento cincuenta cafeterías, bares y restaurantes ubicados en los núcleos urbanos y en las urbanizaciones de la isla que forman parte de la Asociación.

El próximo mes tendrá lugar la III edición de “Menorca en el Plato”, ¿Qué otras acciones de promoción del sector tienen previstas para este año?

Sí, efectivamente, día 10 de junio se inicia la tercera edición de Menorca en el Plato, durante 10 días consecutivos ofreceremos un menú comida/cena a un precio económico.

Este año dada la buena aceptación del pasado año y para contribuir a generar producto fuera de temporada turística hemos adelantado el evento un par de semanas.

Con este tipo de acciones lo que pretendemos es dar a conocer la gastronomía menorquina y que se incorporen platos tradicionales en las cartas de los restaurantes. En definitiva, no queremos inventar nada nuevo, sino dar valor a un producto de calidad que ya tenemos.

Por ello, además de “Menorca en el Plato”, en el mes de marzo realizamos unas jornadas de “Peix de Menorca”, la redición del folleto sobre el origen del Oliaigua que contiene una ruta de establecimientos donde se puede degusta el plato del Oliaigua, y a finales de año tenemos previsto realizar la tercera edición de “Els dimecres és dia de Brou”.

Qué análisis hace del sector, ¿cree que es un sector muy cambiante?

Más que muy cambiantes, yo diría muy diverso. Hay una oferta muy diversa porque el cliente también demanda servicios diferentes. Pero creo que aunque haya una cocina más tradicional siempre hay aspectos y conceptos que se han de ir actualizando.

Precisamente, a principios de mes, con la colaboración de Gin Xoriguer organizamos un curso de nuevas tendencias en la restauración actual.

Ahora que estamos a las puertas de la temporada turística, ¿cuáles son las perspectivas para el 2016?

En este aspecto prefiero ser cauto, sí que se espera un repunte, de hecho el año pasado ya se empezó a notar una mejoría en el sector, pero venimos de unos años muy duros  y la temporada turística en Menorca es muy corta lamentablemente.

Se han creado muchas expectativas, y si no se cumplen, la inversión y los costes no se cubrirán. A eso me refiero en ser cauto.

Debemos trabajar mucho más en consolidar Menorca  como destino turístico, y no sólo en verano que los turistas ya vienen solos por así decir.

¿Cree que la regulación del alquiler vacacional que se está planteando el Govern Balear puede afectar a su sector?

En Menorca todo cambio afecta para bien o para mal, ya que al tratarse de una isla pequeña siempre hay que tener en cuenta los daños colaterales.

Está claro que en la medida en que afecte positivamente al sector de las  viviendas turística nos afectará a nosotros también. No sólo por los clientes turistas, si no porque el propietario de este tipo de alquiler también es un cliente que repercute la obtención de estas rentas de una manera u otra en la economía menorquina.

Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar con su navegación por nuestro sitio web, le recomendamos que lea la POLÍTICA DE COOKIES.
Aceptar la Política de Cookies